Make your own free website on Tripod.com
Ja - Net Bahienses
Historias de Vida 3
Home | ¿Como Descargar Musica? | CARTA DE JESUS | CARTA DE SATANAS: | ¿Podrias hablarme Hoy? | El Evangelio de Judas | relación con Dios | La Iglesia de Dios | Masturbación | Código Da Vinci | Hospital Del Señor | Nombres de Jesús | Dramas - Un Hombre llamado Pedro | Poemas - Lamento de un Hijo | Poemas - La Celda | Poemas - Reflexión | Historias de Vida | Historias de Vida 2 | Historias de Vida 3 | Poemas - Amado por Dios | 1. Las batallas de un creyente | 3. Armadura efectiva para un enemigo real | 4. Sin batallas no hay victoria | 5. Conócete a ti mismo | 6. El Cinturón que amarra con la Verdad | 2. Logística Divina para una Guerra Real | ¿Deseas ser salvo? | ¿Deben los Cristianos votar las elecciones? | ¿Es este el final del tiempo? | SECRETARIA | Horarios | Reglamento | EGB | I.A.B.A Polimodal | Obejitas Laboriosas

palabras_de_vida.gif

testimonio_banner.gif

Multiplicar la esperanza

Había dos hombres muy enfermos, ocupando la misma habitación en un hospital.

A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación.

El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba. Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, donde habían estado de vacaciones...

Cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un precioso lago, patos y cisnes jugaban en él. Tan pronto como lo consideró apropiado, despues del fallecimiento de su compañero de habitación, que tantos bellos relatos del mundo le hacía cada tarde, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.

Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fin tendría la alegría de verlo él mismo. Se esforzó para girarse y mirar por la ventana al lado de la cama...y se encontró con una pared blanca.

El hombre preguntó a la enfermera que podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared: "Quizás sólo quería animarle a usted".

**El dolor compartido es la mitad de una pena, pero la felicidad, cuando se comparte, se multiplica.

barra_meteoro.gif

a mujer anciana

Una mujer anciana que enfrentaba diariamente las dificultades del proceso de envejecimiento, se acercó al maestro en Biblia Robertson Mcquilkin y le preguntó: "¿Por qué Dios permite que nos envejezcamos y nos debilitemos?" El reverendo Mcquilkin, con ternura y amor le respondió: "Creo que Dios a planeado que la fortaleza y la belleza de la juventud sean físicas; y que la fortaleza y la belleza de la ancianidad sean espirituales."

¡Que sabias palabras las del Reverendo Mcquilkin! ¿Verdad? Con el paso del tiempo la belleza y la fortaleza física disminuyen; sin embargo, se desarrolla la fortaleza intelectual y la belleza espiritual. Existen personas preocupadas por atenuar el paso del tiempo en su aspecto físico. Gastan miles de dólares en cirugías y cosméticos que prometen desaparecer las arrugas y las estrías. Sin embargo, el tiempo pasa y todos los seres humanos atravesaremos esta transición, de la fortaleza y belleza física a la fortaleza y belleza espiritual.

Pregunta ¿En qué etapa de la vida te encuentras? ¿En la etapa de la fortaleza física o en la etapa de la fortaleza espiritual? Sea que te encuentres en la flor de la juventud o en el otoño de los años maduros, la Biblia nos dice Eclesiastés 12:1 "Acuérdate de tu Creador ahora que eres joven y que aún no han llegado los tiempos difíciles; ya vendrán años en que digas: No me trae ningún placer vivirlos." La belleza espiritual comienza cuando le invitamos a Cristo a vivir en nuestros corazones. Recuerda la belleza física se deteriora con el paso del tiempo, no así la belleza espiritual.

barra_meteoro.gif

Conclusiones apresuradas

Una señora estaba en la sala de preembarque de un aeropuerto. Como faltaba bastante tiempo decidió comprar un libro y unas galletas. Luego, se sentó para leer. Muy cerca de ella se sentó un hombre para leer una revista. Entre ambos había un asiento vacío, donde estaban las galletas.

De pronto, la señora abrió el paquete y tomó una galleta. Inmediatamente el hombre tomó otra mientras le regalaba una sonrisa. Ella se sintió indignada y pensó: "¡Que descarado! ¡Toma mis galletas sin pedírmelas!" Cuando la señora tomaba una galleta, el hombre tomaba otra. Finalmente quedaba una sola galleta, el hombre la tomó, la partió en dos y entregó la otra mitad a la señora.

A la señora le pareció demasiado, frunció su ceño, cerró violentamente su libro y se dirigió al sector de embarque. Cuando se sentó en el interior del avión, abrió su bolso y para su sorpresa, allí estaba su paquete de galletas. ¡La señora sintió avergonzada! ¡Había juzgado injustamente al hombre! Pensar que él había compartido sus galletas sin sentirse indignado o alterado. Lamentablemente ya era tarde para las disculpas porque el avión estaba despegando.

**Pensar que muchas veces sacamos conclusiones apresuradas, juzgamos, ofendemos y nos equivocamos.
Con razón Jesús dijo: "No juzguéis para que no seáis juzgados."

Recuerda, existen cuatro cosas que no se recuperan:
El tiempo, cuando se lo malgasta
La oportunidad, cuando se la pierde,
Las palabras, luego de decirlas
Y el alma, cuando se muere alejado de Dios.

hole_casita.gif

Copyright © 2004 - 2006 Ministerio Ja-Net Bahienses www.jabahienses.tk <Bahia Blanca> Argentina