Make your own free website on Tripod.com
Ja - Net Bahienses

6. El Cinturón que amarra con la Verdad

Home | ¿Como Descargar Musica? | CARTA DE JESUS | CARTA DE SATANAS: | ¿Podrias hablarme Hoy? | El Evangelio de Judas | relación con Dios | La Iglesia de Dios | Masturbación | Código Da Vinci | Hospital Del Señor | Nombres de Jesús | Dramas - Un Hombre llamado Pedro | Poemas - Lamento de un Hijo | Poemas - La Celda | Poemas - Reflexión | Historias de Vida | Historias de Vida 2 | Historias de Vida 3 | Poemas - Amado por Dios | 1. Las batallas de un creyente | 3. Armadura efectiva para un enemigo real | 4. Sin batallas no hay victoria | 5. Conócete a ti mismo | 6. El Cinturón que amarra con la Verdad | 2. Logística Divina para una Guerra Real | ¿Deseas ser salvo? | ¿Deben los Cristianos votar las elecciones? | ¿Es este el final del tiempo? | SECRETARIA | Horarios | Reglamento | EGB | I.A.B.A Polimodal | Obejitas Laboriosas

La Guerra del creyente - 6
“El Cinturón que amarra con la Verdad”
Texto: Efesios 1:17-19

I. Introducción

A. Efe 6:10-13, “Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza. Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes.”

1. Mi ausencia de dos semanas del púlpito hace necesario refrescar su memoria para conectarnos con el último tema. Permítanme repasar brevemente cómo es que podremos “permanecer firmes”:

a) Es necesario aceptar el hecho que el creyente está enfrascado en una guerra compuesta de muchas batallas. Es verdad, hay algunas batallas que perdemos, pero continuamos en la guerra por el poder de la fortaleza que hay en Cristo.

b) Es necesario reconocer que es imperativo ceder el control central de nuestra vida a Cristo Jesús, control que habilite que Cristo controle los otros “controles” de nuestra vida.

c) Es necesario avisar al Comandante tan pronto como sentimos al enemigo aproximarse. El “rifle” calibre 22 llamado voluntad no es suficiente para vencer al enemigo.

d) Nunca debemos subestimar al enemigo ni mal prepararnos para confrontarlo, de otra manera acabamos siendo “noqueados” antes que termine la lucha.

B. A partir de hoy estaremos hablando sobre las armas de defensa que Dios provee para los “soldados” de su ejército que se encuentran en guerra.

1. Nota cómo dice Efe 6:11, “vístete con toda la armadura de Dios para que puedas estar firmes contra los asedios (stalking) del diablo.” ¿De quién es la armadura? Ese “de”, dicen los especialistas en gramática, es un genitivo posesivo; la armadura pertenece a Dios.

2. El AK47 del soldado en guerra no es de él. El tanque de guerra blindado no lo compró él, ni siquiera el uniforme lo compró él; todo es provisto por quien lo envía a la guerra. Mantén esto en mente mientras estudiamos cada elemento de la armadura del creyente.

3. En Efe 6:10 encontramos la promesa de su poder, “Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder que hay en su fuerza.” Una vez más el genitivo posesivo, “el poder de su fuerza,” no es el poder que hay en tu fuerza, sino en la fuerza que él provee.

4. Y porque estamos en guerra, debemos estar haciendo algo más, Efe 6:18, “con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos.”

5. ¿Están orando los unos por los otros para que todos salgamos vencedores en la guerra? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué no? ¿Te gusta que oren por ti? ¿Sí? ¿No crees que a los otros les gustaría que tú ores por ellos?

6. Quiero que sepas que hay personas que están siempre orando por ti; oramos por ti en nuestras casas, se ora por ti los miércoles en el Oasis, más de 40 personas se reúnen a orar por ti cada sábado a las 8:00 a. m. aquí en la iglesia.

7. ¿Cuándo fue la última vez que lloraste ante el Señor por el cuidado espiritual de ti mismo, el de tus hijos, el de tu esposo, el de tu mujer?

8. ¿Cuándo fue la última vez que oraste hasta obtener la victoria? No puedes parar de orar, aunque te tome 20 años para recibir respuesta, pues en el proceso tú ganas. Ora por tu esposo/a. Ora por tus hijos. No te detengas hasta ver victoria.

9. En vez de renegarle a tu marido, en vez de ser indiferente con tu mujer, en vez de ser descuidado con tus hijos, si te pusieras a orar y a hacer algo, me ahorrarías esta serie y abordaría alguna cosa más práctica.

II. El cinturón de la verdad

A. Si no conoces al enemigo, si no entiendes como funciona, si no sabes como ataca, no podrás entender por qué fracasas espiritual, familiar y hasta socialmente.

1. Tenemos que estar siempre alertas y preparados para la guerra, pues en cada victoria el nombre del Señor es honrado, y en cada derrota su nombre es difamado.”

2. ¿Conoces cómo es que el enemigo ataca? ¿Puedes identificar su modus operandi?

a) Inyecta duda acerca de Dios y la iglesia para tu propia destrucción. No hay quien se haya apartado de Dios y la iglesia que haya sobrevivido espiritualmente.

b) Te susurra que no le interesas a Dios. “Mira todo lo que te acontece. Si le interesaras no te pasaría esto…”

c) Te persigue, te presiona, te tienta, te confunde con semi-verdades y falsas doctrinas, te impide servir a Dios por miedo a las críticas, te desanima, divide, te hace complaciente, etc.

3. ¿Cómo podemos resistir a toda la astucia de Satanás? La respuesta a esta pregunta no reside en lo que el diablo puede o no puede hacer, sino en tu habilidad de armarte con la armadura de Dios.

4. Si la tienes bien puesta, no importa lo que haga no podrá vencerte. ¿Estás listo para armarte? Vamos juntos a analizar la armadura que Dios provee para ti hoy.

B. Comenzamos con Efe 6:13-14,

- “Por esta causa, [¿qué causa?, por causa de los ataques] toma toda la armadura de Dios, para que puedas resistir en el día malo, y después de haberlo logrado todo, permanezcas firme.”

1. Observa los elementos de un uniforme de un soldado romano como se miraría en el primer siglo (presentación en PowerPoint).

2. Noten otra vez el 6:14, “permaneced, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad.” “Permaneced firmes...” La frase refleja no tanto la postura de un guardia del palacio británico de Buckingham (foto de un guardia británico), sino la de estado de prontitud, de alerta (foto de un soldado americano en estado de alerta).

3. “Permaneced, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad” (foto de cinturón de un soldado romano del primer siglo).

4. Permítanme describir la función de un cinturón de un soldado romano. Los pantalones que el hombre usa hoy son el producto de los últimos tres siglos. Anteriormente el hombre se vestía con faldas o batas tipo togas.

5. En la próxima sesión de la iglesia mundial, la Conferencia General que se lleva a cabo a cada cinco años, y que será del 29 de Junio al 10 de Julio de este año, sesiones que transmitiremos vía satélite aquí en la iglesia, no te sorprenda ver a hermanos, varones, Adventistas de Fiji, Samoa, Escocia, algunos de África, en faldas.
En nuestra propia Asociación hay pastores samoanos que vienen a las reuniones pastorales en sus faldas.

6. En tiempos romanos el vestido principal era un tipo de bata hasta las rodillas como este soldado (foto). Como puedes ver, la bata colgaba libremente para permitir circulación de aire para los días calurosos en áreas desérticas.

7. El soldado en estado de guardia amarraba o ceñía la bata con el cinto. En Ex 12:11 Dios pide a Israel, la noche que van a ser liberados de Egipto, a ceñir o amarrar sus vestidos con un cinturón.

8. El Israel espiritual de Dios, el que se prepara para la segunda venida de Cristo Jesús, dice Lucas 12:35, que deben andar con sus “lomos ceñidos y encendidas sus lámparas.”

9. Para mayor agilidad, los soldados recogían toda la tela suelta que no les impidiese moverse libremente o para poder correr, y la amarraban con el cinturón.

C. El soldado romano en guardia, en estado de alerta, se ceñía con el cinturón. No podía arriesgar que de repente viniera un viento, le levantara la falda, y … olvídense…

1. Los que ven fútbol americano, ¿se han preguntado por qué los jugadores usan ropa tan apretada? Para que nadie detenga su marcha colgándose de la ropa.

2. Algunas luchas entre soldados enemigos eran cuerpo a cuerpo. No podían tener la ropa suelta. Sin el cinturón el enemigo enredaba con la ropa la cabeza del soldado, allí la batalla estaba perdida.

3. En 2 Tim 3:4 Pablo dice, “ninguno que milita se enreda en las cosas de la vida.” Enredar es la palabra griega evmple,ketai la misma palabra usada por pescadores cuando los peces se enredaban en la red o cuando sus propias redes se enredaban.

D. La única forma de no caer en la red del enemigo, dice S. Pablo, es amarrando bien la ropa con el cinturón. Pablo está viendo un soldado. El soldado le da la idea para su sermón. Comienza a ver su atavío y dice, “en la vida cristiana es lo mismo.”

1. Pero ese cinturón que S. Pablo se refiere, no es cualquier cinturón. Pablo le añade, nota el 6:14 otra vez, “permaneced, pues, firmes, ceñidos - ¿con qué tipo de cinturón? - con el cinturón de la verdad.”

2. Verdad. ¿Qué es verdad? Cristo Jesús dijo, “Yo soy el camino, yo soy la verdad y yo soy la vida” (Juan 14:6).

3. Sin la verdad, sin Cristo, acabas enredado, y en la guerra de la vida, con certeza que la llevas de perder. Sin la verdad que es Cristo te enredas en mentiras, te enredas en brazos ajenos de amores prohibidos, te enredas en problemas, te enredas con la lengua, te enredas en tus temores.

4. Necesitas de la verdad. Necesitas de Cristo. Yo necesito de Cristo. Mis conocimientos teológicos no son defensa suficiente. La Verdad, sin embargo, va más allá que decir “yo tengo a Cristo.” La verdad también se define por la Palabra de Dios.

5. Cuando Satanás ataca la verdad, queriendo decir, a Cristo, la ataca a través de la otra verdad, la Palabra de Dios. Si Satanás consigue corroer tu confianza en la Palabra de Dios, si Satanás consigue que ignores, hagas caso omiso de la Palabra de Dios, va también a corroer tu confianza en Cristo.

6. Sin la verdad de la Palabra de Dios te quedas entonces con un cristo fácil, un cristo barato, como el cristo de algunos parientes que dicen que ahora que “conocen” a cristo, ahora son “libres.” Dicen amar a “Cristo,” pero viven en relaciones prohibidas donde el matrimonio “es cuestión de un papel, cristo lo entiende.”

7. Es verdad que Satanás ataca la Verdad poniendo duda acerca de algunas doctrinas de la Palabra de Dios, pero hay otra manera más sutil de atacar la verdad, ignorándola.

8. La bandera roja de alarma se levanta cuando me toca enseñar alguna de las clases donde están, o mejor dicho, a veces no están sus hijos.
9. La bandera roja de alarma se levanta al descubrir que conocen más de American Idol que de su lección de la semana. Me pregunto si a papá o a mamá le importa.

10. Toma cuidado cuando pides que oren por tus hijos. El Señor responde a través de padres y madres que aceptan su responsabilidad.

11. A veces me incomoda escuchar “ay pastor, sus hijos le salieron tan buenos.” No, no salieron buenos. No nacieron así. No son así por casualidad.

12. Dr. _____________. Cuando estuviste en nuestra iglesia nos dijiste que los hijos ya nacen buenos o vagos, obedientes o desobedientes. Que no hay nada que podamos hacer; que los hijos van a ser lo que van a ser. Discúlpame, Dr. _________________, pero no estoy de acuerdo con su filosofía.

13. Las propensidades hacia el mal están allí desde que nacieron, dice la Palabra. Es bien difícil criar hijos. Es bien difícil estar pendientes todos los días que se alimenten bien, y no me refiero a comida física.

14. Es bien difícil estar siempre vigilando que estén ceñidos con el cinturón de la verdad. Inculcarles hasta la importancia de asistir a la iglesia toda vez que el templo esté abierto. Si a t´que te llevaron a todos los servicios andas más o menos, imagínate que será de tu hijo que lo único que conoce de la iglesia es el sábado por la mañana.

15. Les dije que es bien difícil. Hay otro aspecto: Tú conoces a mis dos hijos mayores, hasta que salieron de casa para ir a la universidad, allí al lado de su cama, era necesario abrir la Biblia, estudiarles la lección; que además, es el momento perfecto para conversar con ellos.

16. Dice la Palabra en el Salmo 119:9, “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.” Puedes pensar que tu hijo adolescente no tiene ya edad para que te sientes al lado de su cama y abras su lección y le estudies. ¿Sabes qué? No saben, no pueden o no quieren ponerse el cinturón por sí mismos. Como ese es el caso, Dios te puso a ti para que lo hagas.

17. Puedes creer que con decirle, “fulanito, estudia tu lección,” o “manganita, ¿ya estudiaste?” y que te diga “ya” haz cumplido con tu deber, pero no.

18. Para los hijos con quienes el daño ya está hecho, solo nos resta orar. Para prevenir que el daño se haga, tienes que enseñarles a “amarrarse” con el cinturón muy temprano en la vida. No puedes esperar hasta que ya no tengas control.

III. Conclusión

A. La verdad de la Palabra de Dios es la armadura más importante en esta guerra. Si no lo ves así, caminas rumbo a la derrota. Como iglesia hacemos nuestra parte. Gastamos más de $1000.00 por trimestre en materiales para que tú y tus hijos se alimenten.

1. Cada folleto nos cuesta como iglesia, te cuesta a ti, entre $8.00 y $10.00 por alumno por trimestre, entre $32.00 y $40.00 al año por niño o joven. Si el jovencito viene sin estudiar, alguien no está haciendo su tarea y ese alguien no es el adolescente, se llama papá o mamá.

2. La victoria se logra como Cristo la alcanzó: “Escrito está.” Pero si no estudias ni lees el “Escrito está” ¿cómo puedo vencer? ¿Cómo quieres que tu hijo/a venza?

3. ¿Ya te detuviste a pensar que tu vecino, el que no pretende ser de ninguna religión, el que nunca va a la iglesia, lee su Biblia tanto como tú lees la tuya, nada?

B. Voy a cerrar antes de ponerme a llorar al predecir el destino de algunos de los hijos de esta iglesia, sin que yo sea profeta. Efe 6:14, “permaneced, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad.” “Permaneced firmes...” ¿Cómo? “Ceñidos con el cinturón de la verdad.”

1. El cinturón tiene que estar en su lugar. Es esencial para la lucha. No puedes esperar vencer sin él. Si el cinturón no está en su lugar, eres víctima de ser enredado por cualquier cosa.

2. Sobre el cinturón el soldado tenía insignias, símbolos de batallas ganadas. El cinturón de la verdad define tus victorias o derrotas contra el enemigo.

3. Cada victoria acarrea más poder para la siguiente pelea. Solo quienes estemos ceñidos con el cinturón ganará. ¿Haz visto soldados en la guerra con traje y corbata? Insólito.

4. Sin embargo veo a llamados “soldados” de Cristo venir a la iglesia sin el cinturón de la verdad. Me pregunto, y si ni a la iglesia lo traen, honestamente, ¿crees tú que lo usarán en casa?

5. Oremos… Te necesitamos a Jesús. Necesitamos de tu poder. Manda Señor tu Espíritu. Ven, Señor Jesús…

Enter content here

Enter supporting content here

hole_casita.gif

Copyright © 2004 - 2006 Ministerio Ja-Net Bahienses www.jabahienses.tk <Bahia Blanca> Argentina